• lobsters-1527602_1920
    16
    sep

    Protocolo para comer marisco

    Es muy probable que la mayoría de las ocasiones en las que te has sentado a comer marisco hayas pelado los alimentos con las manos sin preocuparte del protocolo. Pero, ¿Qué ocurre en una comida formal? Calma, según el protocolo está permitido consumir marisco utilizando las manos, el truco está en no sorber.

    Si bien es cierto, aunque se admita formalmente, en ocasiones podemos no sentirnos cómodos cuando no hay confianza con el resto de comensales o simplemente no queremos ensuciarnos las manos. En estos casos siempre podemos usar el cuchillo y el tenedor.

    Gambas o langostinos

    Aunque en un primer momento podamos pensar que se trata de una tarea imposible, pelar los langostinos con cubiertos no es algo tan difícil, siempre y cuando sigamos una serie de pasos. Lo primero que haremos será separar la cabeza del cuerpo, recordando que no debemos chupar esta parte de nuestro langostino. Seguidor deberemos quitar las patas y realizar un corte en el punto que ocupaban, esto ayudará a que separemos la cáscara con ayuda del cuchillo y tenedor.

    Bogavante o langosta

    Si estamos hablando de mariscos de mayores dimensiones como por ejemplo la langosta, podremos recurrir a las manos. Debido a la dureza de la cáscara de algunos mariscos, como en este caso, nos va a ser imposible partirlos con cuchillo y tenedor. EL utensilio que vamos a utilizar van a ser unas pinzas que nos ayudarán a partir la superficie y nos ayudaremos de un tenedor para poder comerlos.

    De este modo tan sencillo podremos disfrutar del marisco sin preocuparnos por el protocolo.